literatura universal

Julio Cortázar

Continuidad de los parques

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restañaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer. Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.

Julio Cortázar

Nació en Bruselas en 1914. De origen argentino, inicia sus labores profesionales como traductor. Publica en 1951 Bestiario, un libro de aparente corte realista en el que el absurdo transforma la cotidianidad en una serie de sucesos fantásticos y en el que el hombre es el peor enemigo de sí mismo. Se traslada a París, y como funcionario de la UNESCO viaja incesantemente. Publica los libros de cuentos Final del juego (1956), Las armas secretas (1958), Historias de cronopios y de famas (1962), Octaedro (1974), Alguien que anda por ahí (1977) y las novelas Los premios (1960), Rayuela (1963), 62. Modelo para armar (1968), Libro de Manuel (1973), Los autonautas de la cosmopista (1982, en colaboración con Carol Dunlop). Murió en París en 1984. Si bien su obra emblemática es Rayuela, por su audaz toque experimental, su carácter lúdico y las innumerables propuestas de lectura que ofrece a los despistados, el resto de sus obras poseen las mismas virtudes de transgresión narrativa, que en no pocas ocasiones desconciertan y asombran al lector. Con un aparente barniz de irrealidad, surrealismo o la fantasía más acendrada, tanto sus cuentos como sus novelas presentan la intensidad de la realidad latinoamericana, la vitalidad de los años que le tocó vivir y los anhelos del mundo de su época, convirtiéndolo en un autor no sólo indispensable, sino fundamental de la literatura universal.

Entradas recientes

O. Henry

La última hoja En un pequeño barrio al oeste de Washington Square, las calles se han vuelto locas. Se tuercen en todas direcciones y se quiebran en franjas llamadas “lugares”. Estos “lugares” forman curvas y ángulos extraños: una calle se cruza a sí misma una o dos...

Juan José Arreola

El lay de Aristóteles El lay de Aristóteles Sobre la hierba del prado danza la musa de Aristóteles. El viejo filósofo vuelve de vez en cuando la cabeza y contempla un momento el cuerpo juvenil y nacarado. Sus manos dejan caer hasta el suelo el crujiente rollo del...

Diez razones para ser científico

Aunque no necesitaba presentación, el historiador y narrador Jorge F. Hernández subrayó la “erudición sin pedantería”, la humildad y la capacidad para navegar por “ese mar de los sargazos que es la ciencia en México” de Ruy Pérez Tamayo, durante el encuentro que el...

Nervio náufrago

Poemario de Laura SolórzanoPercibimos el mundo a través de los recuerdos. El pasado es una entidad vacía que sólo puede poblarse y existir cuando se recupera por algún medio. El mejor de éstos, sin duda, es la palabra escrita. Es con el lenguaje como los recuerdos, el...

Más autores

¿Deseas recibir notificaciones de las novedades? Envía un mensaje con el asunto “Novedades” y anota tu nombre completo y tus datos de semestre, grupo y turno

Ecos de la FIL

Programa de la Feria Internacional del Libro, con autores actuales de la literatura universal

Especiales

Autores que participan en actividades especiales, como la Semana del Libro o los aniversarios de la escuela

Creación

Autores que comparten sus experiencias con los integrantes de los talleres de creación literaria

Autores jalisicienses

Selección de obra de autores nacidos o formados en nuestra entidad

Autores mexicanos

Selección de obra de autores a quienes se les ha dedicado la semana nacional del libro

Literatura universal

Obra de autores de la literatura universal, a quienes se homenajea durante la Semana Internacional del Libro