Poesía

Viaje

Habitación

Hay días luminosos
días de caricias y de sueños.

Y hay otros, opacos, indiferentes,
en los que el tiempo arrojó
sus granos de olvido.

En los primeros habitamos
como en la casa de la vida.

 

Niebla

Apagamos la luz
para encender los sueños.

Erradicamos las pesadillas
y la única niebla que nos circunda
es el aliento de las memorias ardientes.

 

Tu piel

Nada se compara
a compartir este viaje contigo

Ni el canto de las nubes
cómplices del sol espía
agazapado tras las cortinas de la tarde

Ni el trazo de los pájaros
rayo colorido
en las verdes hojas del crepúsculo

Ni los minutos vividos
en la entraña de la memoria
como notas de gozo en un cuerpo sin fronteras

Nada se compara
a viajar por tu piel

 

Rutas blancas

Cada viaje es una geografía nueva:
atardeceres, mañanas, caminos y nuevos aires.

Cada viaje es un vértigo
en el que los rostros transitan
como una memoria fugaz
que borra su estela de recuerdo.

Por eso mi urgencia de registrar
tu andar a mi lado
por esas rutas blancas del ayer.

 

A cualquier parte

Dame un boleto a cualquier parte
no siempre el punto de llegada
vale el tiempo y los desvelos invertidos

El camino, andado sin prisas,
disfrutándolo paso a paso,
nos otorga el placer
para llegar al final de la ruta.

 

Nuevos sueños

Este viaje lo vivo como un sueño.

Tú y yo somos
figuras de aire
vapor denso
que se dispersa
con el sol primero.

Viajamos paso a paso
de la mano
sin tocar el suelo
pisando el polvo
que nos conduce
por nuevas sendas
hacia nuevos sueños.

 

Bajo las sábanas

Te miro perderte en la distancia.

No eres tú: es tu imagen
fundiéndose en el horizonte.

Tu silueta avanza
flotando sobre el fino polvo del sueño
internándose en el laberinto de mi inconsciente
donde me aguardas cada noche
ardiendo bajo las sábanas.

 

Reposo

Reposa tranquila
al pie de la cama.
Guarda en su entraña
las memorias
de un amor devoto.
Noches de luz y fuego
días de intensas
y fascinantes caminatas
de una vida desgranada
en recuerdos atesorados
como joyas invaluables
del almanaque del mundo:
reposa tranquila.

Cuentos

El asesinato de Juárez

Benito recuerda la historia: —El maestro comenzó el relajo casi desde septiembre. Por eso estaba tan nervioso, y por eso al final se puso como loco. Repasa los preparativos y las ideas que se le fueron ocurriendo al maestro. Al principio, sólo un cuadro que...

Después del amor y al fin del partido

Y yo me quedo con esa melancolía irremediable quetodos sentimos después del amor y al fin del partido Eduardo Galeano Mi interés por esta historia nació del aburrimiento. Llegué a la recepción del periódico y, tras leer las órdenes del jefe de sección (el Maistro Cis,...

Por un six

Me contó que el sábado al mediodía recibió un mensaje del Orejas. Le desea feliz cumpleaños (que había sido el viernes) y que él y el Chivo están puestísimos para festejar su mono. Nomás acabo un bisne y nos vemos, contestó. Los papás del Chivo habían salido, así que...

I can’t get no

Alex era fanático de los Rolling Stones. Sara odiaba esa parte oscura de su personalidad, y otras más, pero se lo callaba. El odio le venía desde el noviazgo, y se recrudeció cuando gastó todo el reparto de utilidades en el equipo de sonido (el año de la reforma...

Yo, fotógrafo. Vistas de Madrid

Iglesia gótica

Fachada de la Biblioteca y Museos Nacionales

La puerta de Alcalá

Palacio de Cristal, Madrid

Parque del Retiro

Biblioteca Nacional

Fuente de la Cibeles

Palacio de las Comunicaciones

Museo del Prado

Fuente de Neptuno

Puerta de Alcalá, noche

Palacio de las Comunicaciones, día